José Manuel Albares: «Las amenazas de Putin no nos amedrentan en el apoyo a Ucrania»

Desde Nueva York, donde asiste a la Asamblea General de la ONU, el diplomático asegura que todos los países de la UE están comprometidos con el envío de nueva ayuda militar a Ucrania Leer

José Manuel Albares: «Las amenazas de Putin no nos amedrentan en el apoyo a Ucrania»

Desde Nueva York, donde asiste a la Asamblea General de la ONU, el diplomático asegura que todos los países de la UE están comprometidos con el envío de nueva ayuda militar a Ucrania Leer

‘On the record’

Desde Nueva York, donde asiste a la Asamblea General de la ONU, el diplomático asegura que todos los países de la UE están comprometidos con el envío de nueva ayuda militar a Ucrania

José Manuel Albares, en Nueva York.ANGEL COLMENARESEFE


PABLO PARDO

Enviado especial


@PabloPardo1

Nueva York

Actualizado Viernes,
23
septiembre
2022

06:16

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, está convencido de que ni España ni la Unión Europea van a ceder ante las advertencias formuladas el miércoles por el presidente ruso Vladimir Putin de usar bombas atómicas en Ucrania. Es más: la UE está preparando un aumento de la entrega de armas y material militar a Ucrania y está dispuesta a aprobar lo más rápidamente posible una nueva oleada de sanciones contra Rusia y sus aliados en los territorios ucranianos que ocupa.

«Las amenazas veladas de Putin a un posible uso del arma nuclear no nos van a amedrentar en el apoyo a Ucrania para garantizar su soberanía y su integridad territorial», declaró Albares a EL MUNDO el miércoles por la noche, hora de Nueva York (madrugada del jueves en España).

El titular de Exteriores declaró que «estamos en un clima muy irracional por parte de Rusia y de Vladimir Putin», pero insistió en que la posición de Rusia «es una escalada militar que no lleva a ningún sitio, un callejón sin salida, y una violación flagrante del Derecho Internacional».

El ministro hizo esas declaraciones después de participar en un consejo extraordinario de ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea celebrado en Nueva York en el que participó el ministro de Asuntos Exteriores ucraniano, Dmitro Kuleba, que volvió a reiterar la necesidad de apoyo militar para su país, una propuesta que fue secundada por los asistentes.

«Todos hemos estado de acuerdo en que el Fondo Europeo para la Paz tiene que poder seguir financiando la entrega de armas y material militar a Ucrania en este contexto especialmente complicado», explicó Albares.

El Fondo Europeo para la Paz es el instrumento presupuestario a través del cual la Unión Europea gestiona la entrega de material militar a Ucrania, y que ya ha comprometido hasta 2.500 millones de euros para ese país tanto en armamento como en ayuda económica.

España fue uno de los países que tomó la palabra para decir que ésa decisión le parece «completamente adecuada ante esta escalada militar».

Ahora bien, la Unión Europea está unida en la repuesta a la invasión de Ucrania pero ¿lo está el Gobierno de España, especialmente tras la abstención de Unidas Podemos a la entrada de Finlandia y Suecia en la OTAN y de las tensiones que han surgido en el Consejo de Ministros por esa decisión?

«Desde luego. El Gobierno está completamente unido en que la paz regrese a Ucrania y a Europa lo antes posible, y en que sean el dialogo y la diplomacia los que prevalezcan», replicó el titular de Exteriores, que se ha reunido en Nueva Tork con, entre otros cancilleres, Mevlut Çavusoglu, ministro de Exteriores de Turquía, un país que ha endurecido su oposición a la invasión rusa y con cuyo presidente, Recep Tayipp Erdogan, también estuvo Pedro Sánchez el miércoles.

De las palabras de Albares se puede deducir que España es uno de los países que están dirigiendo la respuesta del bloque europeo a Rusia. Aunque el Consejo de Ministros había sido convocado por el alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y de Seguridad, el español Josep Borrell. «Pero también varios países lo hemos considerado necesario dada la gravedad de la situación», recalcó el ministro. El hecho de que esta semana se está celebrando la Asamblea General de Naciones Unidas, por lo que todos los titulares de Exteriores de la UE están en Nueva York, también facilitó en gran medida el encuentro.

Pero la UE tiene que manejar variables complicadas. Por un lado, el de Rusia es un régimen controlado por una sola persona, Vladimir Putin. Así que todo depende él. Y eso sucede especialmente con las amenazas de Putin del recurso al arma nuclear. Como admitió Albares, «en estos momentos, más allá de esas palabras de Vladimir Putin, no existe nada que indique» riesgo nuclear y «yo creo que no hay que angustiar inútilmente a la gente».

El otro elemento de incertidumbre es la propia UE. Y eso queda de manifiesto en el hecho de que en los planes trazados el miércoles para responder a la escalada todavía quedan los detalles.

Albares explicó que en el Consejo Europeo «hemos estado de acuerdo en que se pueden analizar dos tipos de sanciones. Unas son acciones individuales a personas que participen en los planes para los referendos en las regiones de Ucrania ocupadas por Rusia –que son totalmente ilegales y a los que no daremos ningún tipo de reconocimiento- y, al mismo tiempo, avanzar en un nuevo tipo de sanciones que impidan que Putin pueda financiar el esfuerzo bélico con nuestro dinero».

Como siempre en estos casos, la letra pequeña es muy importante, ya que parece cuestionable que los líderes prorrusos de Ucrania vayan a verse muy perjudicados si les sancionan. Además, la prohibición de entrada de ciudadanos rusos en la Unión Europea está acatada, aunque todos los países del bloque que tienen frontera con Rusia salvo Finlandia la han adoptado de manera individual.

Deja una respuesta